info@albacasas.com

3, 2, 1…

3,2,1(2)

“Señoras y señores, la obra de teatro está a punto de comenzar. Apaguen sus móviles y recuerden que está prohibido hacer fotos y grabaciones” 

Ésta es la frase que estamos acostumbrados a escuchar cada ver que vamos al teatro. Pero el nuevo montaje de la compañía de Teatro Ghazafelhos  se diferencia hasta en eso.

Pepablo Patinho, Jorge Casas y Montse Piñón, los tres componentes de esta compañía gallega, nos tienen acostumbrados a obras de teatro familiar con un gran mensaje entre líneas y que hace que, a los adultos, nos salte la lagrimilla. Los que hemos visto sus anteriores montajes (“Contos Mariñeiros, “Frankenstein” o “Nana para un soldado”, entre otros), sabemos lo que vamos a ver: una escenografía asombrosa, realizada por los propios actores; una iluminación que ayuda a hacer todavía más espectacular el decorado; unos personajes dulces y tiernos como si de niños se trataran; unas canciones que nos harán aplaudir al son de la música; y unos diálogos que, con su personalidad propia, cuentan verdades como puños.

Pero con “3,2,1…”, estos tres actores nos sorprenden por completo. Nos sacan de lo habitual, de lo que estamos acostumbrados. Mostrándonos, de esa forma, un teatro diferente y desconocido para muchos de nosotros. Enseñándonos que este arte, no se queda en lo que nosotros conocemos como tal. Sino que puede llegar mucho más lejos. Las luces de sala se apagan y el teatro se invade de magia. Entonces, los niños asistentes nos hacen conocer su respuesta a través de palabras de asombro y bocas abiertas. Pero, si mirásemos a nuestro alrededor, veríamos que también los adultos miran al escenario con una sonrisa en la cara, reflejo de lo que sus ojos están viendo.

Y es que una vez más, Ghazafelhos ha conseguido su objetivo: que, cuando se apagan las luces, te olvides de todo lo que hay a tu alrededor, de todos los problemas que puedas tener; consigue que te metas en la piel de sus personajes, que sientas y pienses como ellos; te absorben por completo convirtiéndote otra vez en un niño; disfrutando como ellos y dejándote sorprender.

Así que después de su estreno en Narón, y de la actuación de ayer en el Teatro Jofre, solo puedo decir una cosa:

BRAVO CHICOS, UNA VEZ MÁS LO HABÉIS CONSEGUIDO.

Y para terminar, solo puedo animar a la gente a que vaya al teatro a ver a estos tres increíbles actores. Y a los que ya los habéis visto, os animo a que escribáis en los comentarios vuestras opiniones sobre este “gran trío de ases”.

En breves podréis ver el Making off que les grabé ayer, para que podáis ver qué pasa en los minutos previos a una actuación.