info@albacasas.com

Creer que todo es posible

creer que todo es posible

Un encuentro inesperado (pincha aquí)

Llevo pocos meses trabajando con niños, dándoles clases de sicomotricidad, pero desde el primer día me han ido regalando frases increíbles. Frases que solo los niños de 3 o 4 años pueden decirte. Frases que te hacen pensar o que te provocan un ataque de risa.

Frases que te alegran el día y te recuerdan por qué trabajas con ellos.

Y es que los niños tienen algo que los adultos no poseen: creen que todo es posible. Y este anuncio que os pongo arriba es el ejemplo perfecto. Mirad sus caras, su mirada. Esa bendita inocencia que los caracteriza y les da la oportunidad de ser felices los 365 días del año. ¿Y lo poco con lo que los haces felices? Simplemente con una frase, ellos se llenan de sorpresa, de ilusión, de alegría. Y los que están a su alrededor también; porque yo siempre he creído que “todo se contagia, menos la belleza”.

Y pongo otro ejemplo. El año pasado, una madre (que por cierto lee este blog, así que te puedes dar por aludida) me contaba que un día iba en el coche con su hija pequeña cuando, de repente, un ratoncito se les cruzó en la carretera. Entonces la madre, quiso sorprender a su niña diciéndole: ¡Mira, un ratón! Y su hija, muy curiosa, le preguntó: ¡¿Y lleva pantalones?! La moraleja de esta historia es que, muchas veces, cuando intentas sorprender a los más pequeños, son ellos los que te sorprenden.

Tengo la grandísima suerte de poder rodearme de niños muy a menudo, algo que me proporciona además de diversión, grandes frases, anécdotas y enseñanzas. Además, he podido comprobar cómo un niño “nuevo en la familia” hace que todo a tu alrededor cambie por completo. Hace que la alegría y los buenos momentos se multipliquen por mil. Y, sobre todo, hace que se despierte el niño que todos llevamos dentro.
Creo que el mejor momento del vídeo es el niño que sale diciendo: “yo lo he visto”. Los niños son capaces de convertir la fantasía en algo real. De ver cosas que los adultos no ven. De sentir cosas que solo ellos sienten. Ahora, entramos en la mejor época del año, en la que se llenan de ilusión y de sorpresas. Y, lo más bonito es que somos nosotros los encargados de seguir manteniendo su inocencia; por lo tanto en estas fechas, nos toca interpretar un papel muy importante e, incluso, complicado. Pero, sinceramente, vale la pena solo por ver sus caras.
Deberíamos aprender de ellos porque, aunque no lo parezca, los niños están llenos de sabiduría.
Así que, niños: BRAVO POR VOSOTROS.

Una opinión en “Creer que todo es posible