info@albacasas.com

HALLOWEEN 2015

 

[slideshow_deploy id=’726’]

Ayer por la tarde, celebramos el Halloween (o Samáin) los alumnos y monitores de las actividades extraescolares del colegio CPI Atios.

Es curioso.

Llevo todo el mes (y mis compañeros igual), preparando todo para que ayer la fiesta fuera legendaria. Y, en el poco tiempo libre que tenía, les comentaba a mis amistades lo que estaba preparando, les pedía su opinión, etc. para saber si iba por buen camino o no (es lo bueno de que tus amistades sean tu segunda familia). Uno de ellos, de esos amigos que me soportan tan cariñosamente, me comentaba que es difícil imaginarse para un espectador, todo el trabajo que conlleva un producir un espectáculo. Sus palabras textuales fueron: “todo el tiempo que llevas escribiendo el guión, buscándole una temática al espectáculo, las pruebas de maquillaje, el diseño y la realización del vestuario… para una hora de espectáculo. Para terminar y “hasta luego, Lucas”, ¿realmente merece la pena?”.

No os voy a mentir, después de oír eso casi tengo que ir a terapia XD. Pero ayer, durante el espectáculo, me di cuenta de que SÍ, MERECE LA PENA.

Ayer pudisteis comprobar que la temática del espectáculo era el Infierno y que, durante todo el tiempo, mi meta era compararos el Infierno con el teatro, convenciéndoos de que realmente no son tan distintos. Ni el Infierno es tan horrible. Ayer, saqué una pequeña reflexión de lo más profundo de mi alma. Os conté por qué me dedico a esto o, mejor dicho, por qué lucho por dedicarme a esto.

Y lo que me hizo recordar que merece la pena, fueron vuestros aplausos. No a mí, sino a los niños. Vuestras risas. Vuestra participación. Vuestra presencia. Porque al fin y al cabo, los que nos dedicamos al teatro, no somos nada sin el respetable.

Así que, una vez más, os doy las gracias a todos y a cada uno de vosotros que habéis hecho todo esto posible. Por creer en mí, por dejarme soñar, por permitirme representar mis sueños, por confiarme a vuestros hijos y por estar siempre ahí, sentados en las butacas observando lo que estos locos hacemos encima de ese escenario de dementes.

Nos veremos pronto.

Gracias