info@albacasas.com

La “última” cena

Eres la cuerta

Llegó el día. A lo que sucederá esta noche, podríamos llamarle “la última cena”. Pero no quiero que suene a despedida. Es cierto que te vas, y que en pocos días te acompañará tu novio, mi amigo, que pasarán muchos meses hasta que os vuelva a ver. Que os echaré de menos… y todas esas cosas que ya sabéis. 

Por ello, prefiero hablarte de otra cosa. De una lista con nombres que va creciendo paulatinamente.

Ocupas el cuarto lugar en una lista que jamás debió de existir. Una lista que refleja la impotencia, la desesperación, la supervivencia. Una lista que parece no llegar a su fin. Que no deja de crecer con el paso de los días. Una lista representada por la valentía; porque, si de algo estoy segura, es de que, si no fueras valiente, tu nombre no estaría escrito en esta lista “negra”. 

Y por ello te admiro, al igual que las otras personas que encabezan la lista. Vuestra fuerza y valentía es tan grande, que supera con creces los posibles miedos e incertidumbres que podáis sentir.

Vosotros cuatro decidisteis iros. Cada uno, en circunstancias distintas, por diversos motivos. Algunos os vais. Otros regresáis. Pero si algo tenéis en común, es que vuestra gente se queda, esperando el día en que decidáis regresar. Entonces yo seguiré aquí, en el mismo lugar. Y me encontraréis con una sonrisa de oreja a oreja y con unas ganas inmensas de abrazaros, de contaros, de escucharos.

Decidís que os vais. A otra ciudad. A otro país. A otro continente. Pero todos con el mismo objetivo: mejorar en lo personal y en lo profesional. Mejorar económicamente. Te coges un billete de ida, pero no reservas el de vuelta. Y eso es lo que me provoca este nudo en la garganta que intento disimular. Entonces me vienen tantos recuerdos, tantas anécdotas, tantos momentos que hemos pasado juntas, que me provoca tener la esperanza de que finalmente no te marches. Pero no puedo ser egoísta. Cuando me preguntáis qué me parece que os vayáis, lo único que puedo contestaros es: “no me preguntes si no quieres que te mienta”.

Y es que me parece fatal, horrible. Pero no que os vayáis. Sino que os tengáis que ir. Que os sintáis obligados a dejar a vuestras familias, amigos, ciudad, HOGAR, con la única finalidad de prosperar. Me parece injusto que no lo podáis hacer aquí, con los vuestros, en la ciudad que os vio crecer. Me parece tremendo que con 23 y 26 años tengáis que hacer las maletas y recorrer el mismo camino que, no hace tanto tiempo, recorrieron nuestros abuelos e, incluso, nuestros padres.

Parece que no prosperamos, que volvemos hacia atrás. Hacia ese pasado que tanto intentamos olvidar, y que, a un mismo tiempo nos obligan a revivir. Siempre nos queda el consuelo de que “los tiempos futuros, serán mejores”. Pero ese futuro no da llegado, y mientras esperamos por él, me veo obligada a despedirme de vosotros.

“Tenemos Internet”. Nos intentamos alegrar sabiendo que este gran invento nos permitirá seguir en contacto. Perdón si parezco antigua, pero no hay nada como un abrazo. Como una noche de películas en la que, hasta ahora, fue vuestra casa. Como uno de esos paseos con esas dos perritas que tanto me gustan. Como un café en el bar de siempre. Como un ataque de risa sin motivo alguno… Eso no me lo da Internet. Eso solo me lo dais vosotros.

Sé que por mucho que escriba, por mucho que me desahogue, este sábado cogerás ese avión que te separará de nosotros por una buena temporada. También es cierto que me quedo aliviada porque no vas sola, porque nunca lo estarás. En pocos días te reencontrarás con tu fiel compañero, que será el quinto en mi lista “negra”.  Y es que esto no para de crecer…

No hay nada que se pueda hacer para cambiar esta situación, así que lo único que puedo decirte es que yo me quedaré esperándote, y que cuando vengas seguiré aquí, dispuesta a escuchar tus nuevas experiencias. Espero que allí encuentres lo que buscas, lo que necesitas. Que encuentres la felicidad, el bienestar. Que vuelvas pronto, aunque sea de visita. Y, sobre todo, que no te olvides de los que nos quedamos aquí.

Buen viaje, pequeña.

 

Una opinión en “La “última” cena

  1. krys

    Ainns…. :___( q estoy sensibleee!!!
    Los vi ayer y….yo hace poquito que los conozco pero…son muy grandes..los dos!!! Y sieeempre se podia contar con ellos!!Y si….se les echara de menos!!Todo les ira bien…estoy segura d ello…y que pronto nos volveremos a ver.esto solo es un “hasta pronto” 🙂