info@albacasas.com

Un año después

Hoy hace un año que estrené mi primer trabajo audiovisual. Un proyecto que comenzó como una actividad de clase y que acabó cruzando fronteras y estrenándose en diversas ciudades. Un documental que, día tras día, no me ha dejado de dar alegrías, grandes experiencias y momentos inolvidables.
Durante este año, las puertas del mundo audiovisual y de espectáculos se me han ido abriendo poco a poco. He podido mostrar cuál es mi mayor pasión y por qué me dedico a esto. Y lo más importante, lo he podido compartir con cientos de personas que siguen “Cara a cara coa vida” al otro lado de la pantalla, con mis amigos, mi familia, con mi gente. Pero también, con grandes artistas y profesionales que me han enseñado, no solo a trabajar más y mejor, sino también a no perder la ilusión y a seguir soñando. Porque este es el ejemplo perfecto de que los sueños se hacen realidad.
Llevo todo el día con un nudo en el estómago y recordando cada momento vivido. Allí, en el Teatro Jofre, ese domingo 16 de diciembre, asistieron al estreno casi 600 personas, de las cuales muchas se quedaron fuera por falta de aforo. Desde entonces, no he dejado de visitar lugares mostrando la historia que cuento en este documental. Y en cada visita no he recibido más que elogios y piropos. Al igual que a través de las redes sociales.
Por ello, solo puedo agradecer a todas esas personas que me han acompañado durante este camino, todo su apoyo y confianza. Y a los profesionales, sin los que no habría sido posible hacer realidad este proyecto. A las personas que participaron en el documental, que me permitieron entrar en sus recuerdos para poder contar la historia de una heroína.
“Cara a cara coa vida” se acaba, en pocos meses llegará a su meta, dejando paso a otras historias, a otros protagonistas. Pero siempre quedará en la memoria de aquellos que vieron en Ana una chispa de ánimo.
Y yo siempre lo recordaré como mi primer audiovisual, ese que me enseñó que con fuerza y ganas, podemos conseguir todo lo que nos propongamos.